Home»70 Festival San Sebastián»LA CONSAGRACIÓN DE LA PRIMAVERA

LA CONSAGRACIÓN DE LA PRIMAVERA

0
Shares
Pinterest WhatsApp

El pasado viernes se ha estrenado en cines La consagración de la primavera, un coming of age, empiezo fuerte el post, con anglicismo incluido o lo que viene a ser una película que habla del paso de la adolescencia a la edad adulta.

Después de pasar con aprobado alto por la Sección Oficial del Festival de Cine de San Sebastián, festival con el que Fernando Franco el director de la película tiene un idilio especial.

Laura es una joven de 18 años que acaba de aterrizar en Madrid para estudiar químicas, reside en un colegio mayor de monjas, por casualidad conoce a David un joven con parálisis cerebral que le hará ver la vida de otra manera.

Fernando Franco tiene una reducida filmografía, pero con muy buenas críticas en sus dos anteriores películas La herida sobre el trastorno límite de la personalidad y Morir película que trataba el tema de la eutanasia.

En esta ocasión Franco firma una película mas luminosa que las anteriores y más fácil de ver, sin que al espectador se le haga un nudo en el estómago o desee salir corriendo de la sala.

Supone el debut de Valèria Sorolla, una joven actriz que seguramente esté nominada en los próximos Goya, el reparto lo completan Telmo Irureta y Emma Suárez en el papel de madre del joven David.

La trama de la película se centra en el tema de la asistencia sexual, pero también del despertar sexual en la adolescencia.

¿QUIEN ASISTE A QUIÉN?

Franco es un especialista en hacer con su cámara retratos psicológicos de los personajes, cámara en mano y con planos desenfocados consigue que nos adentremos en ese universo de dudas que invade el mundo de Laura.

Con diálogos parcos como los que nos tiene habituado en todo su cine, sin posicionarse, tan solo sugiriendo, consigue hacer una película que nos hará hacernos preguntas y obtener respuestas sobre un tema poco recurrente en el cine.

Una película en la que no sabemos en realidad quien asiste a quien.

Previous post

Apagón, una tormenta solar que nos asolará

Next post

LOS RENGLONES TORCIDOS DE DIOS